Make your own free website on Tripod.com

La poesía sensual, a lo largo de la Historia y hasta los días actuales, tuvo y tiene un papel preponderante en la cultura universal.

El homo sapiens, a medida que su sensibilidad fue aumentando, incrementó el lenguaje de los códigos, esa manera de decir sin palabras, de sugerir sin ofrecer, de insinuar sin mencionar, de proponer un juego amoroso en el cual la expectativa tiene tanta importancia cuanto el resultado.

La sensualidad en la poesía - cuando entendida como una mano diestra que acaricia con versos; como una boca experta que besa con palabras; como un discurso elocuente que invita con silencios - es un género que debemos preservar y cultivar, para poder defendernos de la árida intransigencia de la realidad, que nos exige decisiones claras, frases cristalinas, gestos cortantes, ya que por más que la modernidad nos seduzca con sus aparatos cibernéticos y amores electrónicos, somos y seremos Personas, y como tales, carentes de un abrazo fraterno, de una mirada envolvente, de sabernos queridos y deseados y tocados.

Esperamos que los poemas que presentamos sean la música de fondo de un encuentro, y que sus palabras sirvan para tender un puente entre los imaginarios y la realidad.

Bruno Kampel

Ultima actualización:

 Alcohopolis
     Barman
     Cocteles
     Licores

 Cuentos de la botella vacia
     Entra Ya!!

 Descargas
     Información
     Tipos de letras
     Hackers
     Juegos
     Programas

 Ocio
     Humor
     Juegos
     Partituras

 Poesía
     Erótica
     Oscura

TU SAL
NO TOCA EL SOL
OJO DE AGUA
EN TU ESPACIO
DE FUEGO
CUMBRE
BOCA
CONCUSPICENCIA
ESPIRAL DEL FUEGO
MIS DESEOS ESTA NOCHE
EROTIKO
CARTA DE HENRY MILLER A NURIA
REENCONTRARSE EN LA CAMA
TU SAL
Poema de Lina M. Zerón P. - México

Quiero saborear otra vez las gotas de sal
que despiden tus poros cada vez que te beso.
Tocar cada milímetro de tu piel con mis labios y mis dedos,
sentir tu olor,
grabármelo.

Acariciarte de mil maneras,
no sólo con mis manos
sino rozar suavemente con la desnudez de mi cuerpo
cada centímetro del tuyo.

Quiero enloquecerte de placer poco a poco
hasta sentir que va a estallar tu corazón en mi vientre
y entonces,
sólo entonces...
nuestro límite será el cielo.

Quiero oír tu voz que me suplique más,
quiero sentir la desesperación de tu cuerpo por
tener el mío,
dejarte en silencio después de repetir a gritos mi nombre,
apagar tu sed con la humedad de mi amor y mi cuerpo.

¿Y sabes...?
Aún tú estando lejos
logras que mi piel se vuelva totalmente sensible a tu tacto…
tanto,
que puedo percibir cada vello de tu piel,
sentir cada latido tuyo en los rincones de mis muslos,
puedo tocar y saborear el agua de tu cuerpo,
Tú sensibilizas todo mi ser.

Por favor, ya no esperes más,
llévame a la eternidad de tu isla,
al extremo de tus devaneos mentales
y sedúceme en la noche
de nuestras almas vagabundas.

OJO DE AGUA
Poema de Lina M. Zerón P. - México

¿Y te preguntas que necesitas
para hacerme el amor?
Se necesita ritmo y cadencia
tiempo, preámbulo, ternura,
dejar que tus olas vayan cubriendo mis playas,
sentir como tu sal devora mis pies
hasta llegar a mis muslos,
como la dulzura de tus peces
se meten bajo mi falda y seducen.

¿Quieres saber cómo hacerme el amor?
con sonoras carcajadas de mar en mi boca
dejando fluir el eco del océano en mis labioso
bañar con tu espuma mi vientre;
enredando tus algas en mi verde musgo
o dejando que el viento desnude mi cuerpo en tus manos
y después...
descansar a tu lado desnuda, compartiendo al final nuestro amor en silencio.

Y si todavía te preguntas cómo hacerme el amor?
así, fácil…
sólo necesito de luz bañada la luna,
unas manos de nubes furiosas
un hombre que sepa plasmar su errante huella
que desaparezca mi sed y mi hambre de siglos
que invente escondidos temblores,
palabras y excesos…
pero lo más importante:

es que sepa hacerme el amor con amor.



















NO TOCA EL SOL
Poema de Lina M. Zerón P. - México

Dime esas frases de amor
que me provocan tanto,
tus fantasías locas que alimentan mi cuerpo;
y deja estremecerme
al contacto
de tu ardiente boca.

Bésame ya
donde la luz del sol
no toca mi cuerpo,
en lo profundo
de mi ser,
en la sonrisa que
cubre mi ropa;
bésame el corazón
que lo demás, poco importa.

EN TU ESPACIO
Poema de Lina M. Zerón P. - México

Ven y galopa
llena mi espacio
azorado de maravillas
allí tengo mis tesoros...
umbilical mi boca
devorandome el tiralíneas
Por ejemplo : Escondida y bebiendo whisky
entre tus rodillas.

Ven que quiero arrancarte a caricias mi nombre,
meterme en la realidad de tus pasos cotidianos,
y abrir los cielos del placer amoroso
mientras el mar dormido
consume el universo de mi humanidad salvaje

Quiero hundirme en la playa virgen
de un amor desconocido.
Amor al desamor, lo estiro…
lo estiro,
si a él no le importan
las marcas de otras obligaciones
acuñadas en mi vientre.

CUMBRE
Poema de Lina M. Zerón P. – México

Atada,
presa,
convicta de tu anhelo
me ajusto a la cintura
la dulzura de tus besos.

Milagroso como ave
nocturna
sobre mis sábanas rojas
cantas al filo de la noche
los designios de la luna.

Sometes mi cuerpo a
dentelladas,
poco a poco llegas hasta
mi cumbre
abriendo camino con tus
labios de seda.

Avanzas...
brilla un rayo de luz en
mi oscuridad toda.

Cedo...
ostento como trofeo en mi pubis
el tatuaje de tu boca
tu prodigio de bronce,
me diluyo en el ardor de tu lluvia
y juntos nos volvemos agua.

DE FUEGO
Poema de Lina M. Zerón P. - México

Cuerpos que resbalan en ansias feroces
huellas, incendios, tormentas.

Hueles a música
rabo de nubes,
a inundaciones de sueños enormes
de chorros anhelantes.

Fluye el hambre de mi piel
la risa de tus manos
en el mustio dolor de mis abismos.

Caricias hechas gotas,
borrascosos juegos de placer
Suave, suave órgano escamoso
mojando tu estandarte
en medio de tus muslos palpitantes.

Mis labios ocultos, conjuro negro
sobre tu moreno ensamble...
gritan,
gritan y gimen nuestros cuerpos
añorando de fuego los cántaros llenos.

CONCUSPICENCIA
Poema de Lina M. Zerón P. - México

Te invito a perturbar el cognac de mis olas,
extraer agua donde solo hay tierra,
a llenarte la boca cada noche de evidencias
de mar y arena de olores frescos.

Ven...
Te invito a saborear la profundidad de mis caracolas,
quitar el manto de hojas secas que cubren mi nido,
intimar con las deshojadas flores de mi hiedra,
a probar el rocío que escapa de mis laberintos
y meterte por los surcos viscosos de mi rosa.

Ven...
Despierta mis aletargadas formas voluptuosas
y los crujidos espesos de la noche.

En tus manos hay seda y humo,
siente flotar mis cabellos en tu boca,
traga mi saliva por tus nardos ojos
y desgaja a horcajadas la exuberancia de mi selva.

ESPIRAL DEL FUEGO
Poema de Lina M. Zerón P. - México

AMOR, cobijar tu esperma
con el ambar de mi cuerpo,
ahondar con mis dedos
los surcos de tu lecho,
salpicar los pedernales de fuego
con la pasión que llevamos dentro.

Amor, pintar de rojo
con el color de tus mejillas
las flores secas,mirar tus ojos infinitos
más profundos aún cuando me miras.

Amor, tocar el fondo negro de mi abismo
con el dardo de tu amor enhiesto
sentir en la dicha sepultos goces
cuando inundas de placer
mi corazón sediento.

BOCA
(Poema de Gaia)

Devuélveme la dulzura...
Hazme un poco menos dura...
Ponle tu sabor a mi locura...
Amor...
Mi boca es tuya.

MIS DESEOS ESTA NOCHE
Vilma Blond

Quisiera empezar contigo,
un pequeño fuego,
poco a poco
y verlo crecer, agrandarse
ver tus colores,
mis colores,
al calor de la llama...

Quisiera sentir tu aliento
suave, cálido, sentir como poco a poco
me va quemando, me va consumiendo...

Quisiera cubrir tu cuerpo de sonrisas
besos, juegos, promesas y fantasías,
pero más que todo eso
quisiera quedarme para siempre
en tu corazón, en tu mente,
en tu espíritu

Quisiera tocar lo más hondo de ti
y sentir que flotas,
y sentir que creces
al roce de mis manos,
de mis labios.....

Quisiera sentirte,
probarte, tocarte
ver como cada parte de ti
se convierte en uno solo
verte suspendido en un momento
que quisiera no terminara jamás
y ver como te derramas en cascadas
y ahogarme en ti, sintiendo como
te conviertes en oleaje
al soplo de mi brisa

Y quisiera disfrutar tu cansancio
y acariciarte
y contarte todo lo que me haces sentir

Y de nuevo, poco a poco
comenzar a construir
otro pequeño fuego...

EROTIKO
Ana María Jaramillo

Mérdeme suavemente,
toda, toda.

Quitame este temor
de virgen loca.

Muérdeme hasta los dedos...

Que no soy pan
pero me haré pan
para tu boca!

CARTA DE HENRY MILER A NURIA

Querida Nuria: Eres una niña cochina y deliciosa. Quizá tendría que reprenderte por tu última carta pero no pienso hacerlo: a mí me vuelven loco las niñas tan cochinas como tú.

Tienes razón, esa era la carta que yo deseaba, la que no me atrevía a pedirte. Pero no me pones miel en los labios, los labios en tu miel caliente y turbia, y en seguida me quitas el premi. No seas impaciente. Déjame demorarme en tu sexo: apenas he podido saborearlo, mi boca está hambrienta de está pulpa dulcísima.

No me has dicho a qué sabe, Hay sexos ácidos, intensos, retadores, como la carne del pomelo, hay sexos agrídulces como cerezas tiernas; hay sexos que rezuman deliciosos almibares, embriagadores jugos de arándano y moras.

A qué sabe el tuyo, dí. O mejor dejame descubrirlo. Acaríciarlo un poco, así, por encima de la ropa, muy suavemente. No importe que te mire. Noto el pulso en las sienes, la garganta que arde, y estoy siguiendocon fijeza hipnóticael vaivén de tus dedos. Sí me encanta mirarte: a cada momento de tu mano me atravieza una astilla encendida. Por qué parar ahora. No hay leyes del deseo, no hay distancias, y tu carta me ha hecho desearte ciegamente, furiosamente. Estoy a tu lado.

He hundido la cabeza entre la fronda oscura de tu sexo, y allí quiero perderme. Quiero apresar mi boca ese rescoldo terso y abultado, esa rosa carnal, pulsante, minima, que hiere desde lejos. La tomo entre los labios con esmero, y dejo que mi lengua la vaya acariciando, muy despacio al principio, con mas brío después. A veces, cuando siento más hondo tus gemidos, me detengo un instante para besar los plieges ya entibiados, el dintel de la gruta que se adentra en lo oscuro.

No me sacia tu futuro más sabroso. Me basta escuchar tus gemidos. Quiero oir las palabras más sucias manchando tus labios. Soy un perro encelado lamiéndote el coño, un animal que ansia tu vulva estremecida, tus muslos oscilantes, tus piernas como esbeltas lianas de blancura. Tu sexo es ya un torrente que fluye por mi boca, una brasa muy dulce desgasajada del día, tu sexo es una gema cegadora y terrible, que arrastra el oleaje creciente de los astros Tu carta me ha hecho un desastre.


REENCONTRARSE EN LA CAMA
María Mercedes Carranza

Como llegar a la casa al final de un día despiadado y sumergirse en el sillón que ya es cuerpo de mi cuerpo, y nuestros libros: así despues de años, tú y yo.

Las caricias de siempre y las respuestas tan repetidas.

Decimos los mismos murmullos y nos movemos placidos casi aún con placer: el amor, parásito del deseo.

Costumbre de los dos hecha a pulso de encuentros en esta tibia cama, donde yacen los sueños las lagrimas y todas las mentiras de nuestra larga historia.